Guia de St Giles,
Catedral de Edimburgo

Interior de la Capilla del Cardo en St Giles

St Giles es la catedral más famosa de Edimburgo. Es un edificio impresionante, sin duda de los que hay que ver y visitar en Edimburgo. Es también la catedral más conocida de la ciudad, y esto es un tanto curioso porque realmente no es una catedral. ¿Qué? No os preocupéis, que ahora lo explicamos todo.

Historia de la Catedral de St Giles

Vista frontal de la catedral de St Giles

Origen de St Giles

El origen de la catedral de St Giles es incierto. Tenemos indicios de que fue allá por el siglo XII, hacia el año 1120, cuando se construyó una capilla en la zona que ocupa la catedral hoy en día. Esa antiquísima capilla sería entonces un edificio pequeño, seguramente rectangular y hecho de piedra. Hoy en día se cree que no queda nada de aquella época, excepto quizás los pilares.

Después de que Robert The Bruce consiguiera la independencia de Escocia, en el año 1322, se cree que la capilla fue quemada en un incendio provocado por una infructuosa invasión inglesa, que no consiguió someter a Escocia. Justamente en este siglo XIV, tuvo lugar otro incendio décadas más tarde, tras el cual se tendrá que reconstruir la catedral. Por suerte, parte del interior de esta reconstrucción aún se conserva en nuestros días.

Reforma y presbiterianismo

Entrada de la catedral de St Giles

La catedral seguiría sufriendo muchos cambios a lo largo del tiempo. Durante la Reforma protestante se quitaron elementos del edificio. La religión presbiteriana defendía ferozmente la austeridad, y los elementos ostentosos no casaban bien con este ideal.

Fue en el siglo XVII cuando la iglesia de St Giles ganaría el título de “catedral”. Desde Inglaterra impusieron su religión y la hicieron institución episcopal. Pero la “Guerra del taburete” que empezó Jenny Gueddes pronto acabó con todo esto y volvió la religión presbiteriana. En esta religión no hay obispos, por lo que tampoco puede haber catedrales.

Aun así, el nombre cuajó muy bien entre la población de Edimburgo y por eso a día de hoy se le sigue llamando Catedral de St Giles, aunque solo sea una iglesia (o High Kirk como dicen por aquí).

Visitar la Catedral de St Giles

El techo azul y dorado de la catedral de St Giles es uno de los motivos para visitarla

La entrada a la Catedral de St Giles es gratuita, y es uno de los lugares de interés en Edimburgo que merece la pena visitar. Muchos se preguntarán qué hay para ver dentro del edificio. Aquí os dejamos una guía con algunos de los detalles que no deberíais dejar escapar dentro y fuera de la Catedral de St Giles.

Qué ver en el exterior de la Catedral de St Giles

Catedral de Edimburgo

Arquitectura gótica:

El arquitecto William Burn se encargó de supervisar una gran restauración de la catedral que se realizó en el siglo XIX. En la obra quedó patente la obsesión de los victorianos por el estilo neogótico. En el siglo XX hubo otra restauración, pero ésta no supuso grandes cambios para la fachada.

El campanario:

Sin duda, la torre de la catedral de St Giles es de las cosas que más nos llaman la atención. En España no hay un estilo similar, pero en la Inglaterra y Escocia medieval se hicieron varios campanarios emulando la forma de una corona. El que hay en la catedral de Edimburgo es uno de los más antiguos, y su origen data de finales del siglo XV, aunque ha sido reformado.

Qué ver en el interior de la catedral de St Giles

Capilla de la Orden del Cardo en Edimburgo

El origen de la Orden del Cardo se remonta a la Edad Media. Según la leyenda, existe desde la época de Carlomagno y es una de las aun hoy en día pertenecer a estar orden está al alcance de muy pocos. Sus miembros son tradicionalmente escoceses o personas con ancestros escoceses con méritos reconocidos por la realeza.

La capilla tiene que estar a la altura de una institución de este calibre. Finalizada en 1911, es la parte más exquisita de la catedral. Como curiosidad, esconde uno de los secretos de Edimburgo: tres ángeles tocando la gaita.

Nota: la capilla a veces se encuentra cerrada.

Estatua de John Knox

La estatua del padre de la religión presbiteriana y antiguo ministro de la catedral de St Giles no podía faltar. Aunque este proyecto fue más polémico de lo que se piensa. John Knox estaba tan en contra de las imágenes de los santos y otros ritos católicos, que se pensó que quizás una estatua le hubiera ofendido y hubo gente en contra de ella.

Vidrieras

Las vidrieras más antiguas de la catedral de St Giles datan de finales del siglo XIX, con las anteriores se acabó durante la Reforma. Para finales de 1800 el fervor y la furia que profesaba la religión presbiteriana contra las vidrieras se había disipado casi por completo. Entonces el alcalde Chambers aprovechó este momento para añadirlas en su restauración.

Hoy en día podemos ver preciosos cristales que narran desde capítulos del Antiguo Testamento hasta vidrieras en honor al poeta nacional Robert Burns.

Tour, mirador y otras actividades

Uno de los secretos mejor guardados de la High Kirk de Edimburgo es su mirador. Poca gente lo conoce, pero se permite subir a él en visitas guiadas. El tour admite un máximo de 4 personas y tiene un precio de 6 libras por persona. Desde la crisis de la covid la disponibilidad es limitada, así que consulta con miembros de la iglesia para saber más.

Cómo llegar a la Catedral de St Giles y Horario

La catedral de St Giles en la famosa Royal Mile de Edimburgo

Llegar a la catedral de St Giles es muy sencillo. Está situada en plena Royal Mile, enfrente del ayuntamiento de Edimburgo (conocido como City Chambers).

Horario verano (mayo-septiembre): Horario invierno (octubre-abril):
Lunes-Viernes: 9:00 a 19:00 Lunes-Viernes: 9:00 a 17:00
Sábados: 09:00 a 17:00 Sábados: 09:00 a 17:00
Domingo: 13:00 a 17:00 y servicios Domingo: 13:00 a 17:00 y servicios